Cruzar el puente

Copyright: Felipe Roa Paredes.

Estoy cansada de escuchar a algunos periodistas decir que no hay historias interesantes para reportear, por eso la actualidad se come al periodismo. Honestamente un poco de lectura no les vendría mal. Es que cada vez que viajo por Chile me doy cuenta de que falta conocer más el país y a sus habitantes.

En cada viaje veo o sé de historias poco difundidas en los medios de comunicación chilenos. Pienso también que quizá sería bueno darnos un respiro y no vivir tan aceleradamente. Las cosas geniales o los buenos trabajos toman tiempo. Eso lo he comprobado durante mi tiempo como periodista y creo que es una verdad absoluta.

Pero no quisiera caer tampoco en el negativismo absoluto o la negación. Hay buenos intentos y creo que el periodismo de hoy puede tornarse en una herramienta social poderosa que logre significativos cambios. Una historia bien contada puede mover montañas.

Por eso fui a la Región de la Araucanía, porque quería encontrar allí una historia. Por suerte la hallé y ahora trabajo en ella. Esta historia tiene todos los elementos que me hacen pensar que la vida es un trayecto corto, pero repleto de paradas y sorpresas. Parecemos de esas personas que cruzan la cuerda floja y tratan siempre de hallar el punto medio, el equilibrio. Y aunque esto no siempre esté presente de manera constante en nuestras vidas, debemos estar preparados para el caos.

Hay que saber cruzar el puente y no hablo metafóricamente, aunque tal vez un poco. El viaducto Malleco tiene 102 metros de altura y cruzarlo puede dar un poco de vértigo. ¿Pero estando ahí y viendo esas gigantes estructuras amarillas quién no lo haría? Yo lo hice y lo recomiendo como experiencia. Resulta liberador. Además, uno no se puede quedar en el condicional siempre, diciendo: «Lo haría»…creo que es mejor cambiar el tiempo y partir por: «Lo haré».

Entonces, y ahora más metafóricamente, hay que cruzar el puente. Ya sea en el periodismo, buscando más historias, tomándose más tiempo, y en la vida en general, arriesgándose por lo que uno sueño. Porque al final ese puente se cruza igual, solo hay que buscar la forma de hacerlo en un modo en que a nosotros nos resulte beneficioso y nos aporte plena felicidad o lo que sea que busquemos en esta vida.

Germanofilia en el sur de Chile

En el sur de Chile se respira Alemania. Sobre todo en ciudades como Frutillar, Puerto Varas, es decir, todos aquellos lugares que están a las orillas del lago Llanquihue.

Yo no sé si habrá otro lugar en Latinoamérica donde se sienta tan fuerte la germanofilia, porque descendientes de alemanes siempre habrán, por todo el mundo, pero sitios donde las tradiciones se conserven tan bien y por tanto tiempo, francamente no sé si existen en otras latitudes.

foto-lago-llanquihue-arcoiris-copyright-natalia-messer
Después de la lluvia, sale el sol y viene un lindo arcoíris. Frutillar, Región de Los Lagos, Chile. Copyright: Natalia Messer.

Los primeros flujos de migrantes alemanes llegaron allá por el 1850. Más de un siglo ha pasado y en estas ciudades ¡las costumbres alemanes siguen tan vivas!.

Un viaje periodístico me llevó a esta zona, que la recorrí caminando y donde tuve la oportunidad de conocer a chilenos-alemanes que siguen hasta el día de hoy cultivando sus tradiciones.

Me gustaría que esto sucediese con todas las culturas: no sólo europeas, sino también indígenas, africanas y latinoamericanas. Que nunca se pierdan las raíces, ya sea con el idioma, la comida, inclusive los modales, porque cuando hay pérdida, entonces viene esa palabra que a veces leemos en los libros de historia: «la extinción».

Conversé para este trabajo con una investigadora, quinta generación de alemanes, y me contaba que aquello de la no-pérdida de tradiciones en la zona pudo deberse a la endogamia. Los primeros alemanes que llegaron a las orillas del lago Llanquihue se casaban sólo con alemanes. Eso puede ser una razón…

DSCF2869.JPG
Carro fabricado por colonos alemanes. Frutillar, Chile. Copyright: Natalia Messer.

Durante esta aventura algo que llamó mi atención fue encontrarme con chilenos, con antepasados alemanes, que conservan muy bien la lengua de Goethe. Sie können auf fließend Deutsch sprechen!

Además, hay que tener en cuenta que muchos de estos chilenos son cuarta generación de inmigrantes alemanes y ¡aún pueden hablar muy buen alemán!

Sobre el Launa Deutsch, que sería esa derivación lingüística que mezcla alemán y español, y que se habla en estas ciudades, sólo puedo decir que existe y sigue un tanto presente, pero que no puede considerarse un dialecto como lo señala Wikipedia. Es más bien una lesión de la lengua alemana y que como me comentó una lingüística que hizo una Hausarbeit (tesis) sobre esto, nace del contacto entre colonos alemanes y obreros chilenos que llegaron a finales del Siglo XIX a trabajar a la zona.

Por cierto que no es conveniente allí preguntar: Sprechen Sie Launa Deutsch? (¿Habla el idioma de la laguna?). Digo esto porque el Launa Deutsch se asocia con un alemán mal hablado o que tiene bastantes errores en su gramática (erradas declinaciones, uso de palabras que no existen, mezcla de las dos lenguas).

Sin embargo, para mí más que un alemán con errores es un bonito resultado de las relaciones Chile-Alemania. Son alemanes, que llegan a nuevas tierras, se mantienen en Chile, luego se mezclan con los chilenos, entonces, ocurren estas mixturas.

Estas mixturas están por todo Chile, y no sólo con la cultura alemana. ¡Eso me encanta bastante porque los países con mezclas de culturas son los que más esconden historias fabulosas, dignas de ser contadas!

En conclusión, en la Región de Los Lagos, y al menos en las ciudades que visité, se siente la germanofilia. Fue casi como estar en un pequeño estado de Alemania, donde toda la gente se conoce, se come bien rico y se escucha mucha música. La música es parte de la vida citadina en Frutillar, Llanquihue y Puerto Varas. Especialmente en esta primera ciudad, que cuenta con el famoso y destacado Teatro del Lago, donde durante todo el año, y con un amplio programa multicultural, se realizan espectáculos de primer nivel. ¡Vale la pena, alguna vez en la vida, asistir a uno!

Aquí mi trabajo publicado en DW sobre un el viaje, las impresiones, los paisajes, las personas y los idiomas.

http://www.dw.com/es/el-alema%C3%B1ol-del-sur-de-chile/a-19541116

Muchos saludos,

Natalia Messer

Kritik am Journalismus in Chile

Ich war immer kritisch gegenüber der Art und Weise, wie Journalismus in Chile betrieben wird. Obwohl man professionellen Journalismus und qualitativ hochwertige Arbeit finden kann, fehlt die Vielseitigkeit.

Ich denke, dass dies weltweit im Journalismus passiert. In diesem Bewusstsein habe ich immer Berichte, Artikel oder Notizen mit einem anderen Blick und einem anderen Ansatz betrachtet. Die Idee dabei ist, etwas Neues zu liefern. Journalismus soll der Gesellschaft etwas geben und ein Grundrecht des Menschen befriedigen, nämlich das Recht auf Information.

In Chile gibt es ein ernsthaftes Problem, welches vielleicht mit der geographischen Lage meines Landes zusammenhängt. Es herrscht eine starke Zentralisierung, alles kommt aus der Hauptstadt Santiago und Lokaljournalismus wird generell unterbewertet. Deshalb bin ich in der Stadt Concepción geblieben und arbeite als freie Journalistin, wobei sich meine Arbeit auf verschiedene regionale Medien verteilt.

Meine Geschichten sind fast immer mit der kulturellen Vergangenheit verbunden. Mein Ziel ist es, diese Vergangenheit im Bewusstsein der Menschen zu erhalten, weil ich denke, dass sie einen unschätzbaren Reichtum darstellt. Die Sitten und Gebräuche der Menschen leiten sich aus der Vergangenheit her und mir gefällt die Idee, dass diese Geschichten mit etwas anderem, tieferem verbunden sind. Die Bio-Bio-Region ist mehr als nur ein Großraum mit mehr als einer Million Einwohnern. Sie war und ist eine historische Enklave, mit strategischer Bedeutung. Sie besitzt einen langen Küstenabschnitt und einen historischen Fluß, den schon die Eingeborenen, die Mapuche und die Spanier überquerten.

Die neoklassizistische Architektur der Stadt wurde durch ein Erdbeben beschädigt. Überhaupt sind Erdbeben in Chile sehr häufig. Historisch überliefert sind schwere Beben in den Jahren 1570 und 1657, die die Stadt jedes Mal zerstörten. Nachdem 1751 das dritte Erdbeben die Stadt wiederum zerstört hatte, wurde sie 1754 landeinwärts verlegt. Im kollektiven Gedächtnis sind weitere schwere Erdbeben verankert: jenes aus dem Jahr 1835, bei dem etwa 5.000 Menschen starben, sowie die Beben in 1939 und 1960, die ebenfalls zahlreiche Menschenleben forderten und gewaltige Zerstörungen mit sich brachten.

Trotz all der schwierigen Umstände lebe ich gerne in Concepción und ich identifiziere mich mit dieser Stadt und seinen Bewohnern. Deshalb habe ich mir in gewisser Weise vorgenommen, das Erbe und den Wert der Stadt hervorzuheben. Seit ich als Journalistin arbeite, und das sind mittlerweile mehr als drei Jahre, habe ich nicht damit aufgehört, Geschichten in Fischerdörfern, ländlichen Gemeinden oder in der Stadt selbst zu suchen.

Obwohl ich eine Vorliebe für lokale Geschichten habe, interessieren mich auch internationale Themen.

Naja, der Journalismus war die Karriere, die ich gewählt hatte, und zum Glück ist es auch die Leidenschaft, der ich folge!!!!!

Tradiciones de mar en Chile

Caleta Tumbes2 Copyright Natalia Messer
Tumbes, Región chilena del Biobío. Copyright Natalia Messer

Cuando me puse a recorrer parte de la costa de Chile me di cuenta de lo abandonada que está. Está bien, hay algo de desarrollo, especialmente en aquellas zonas costeras que tienen atractivos turísticos, pero pienso que eso puede ser mero maquillaje. Se ven lindas en apariencia, pero por debajo de todo hay serios problemas.

Es buen ejercicio para los políticos y para los mismos periodistas recorrer estos lugares. No solo asistir y cubrir eventos deportivos o viajar a lugares bonitos, casi como si se estuviese siempre de vacaciones. En estas caletas desconocidas hay muchas historias ocultas. Hay que hacer el esfuerzo. La vida no es un regocijo constante.

Mis viajes comenzaron a estas caletas por mera curiosidad periodística y también porque investigaba para BBC Mundo acerca de una tradición única en el mundo y que solo sucede en la Región chilena del Biobío.

P.LAVAPIE1 Copyright Natalia Messer.JPG
Punta Lavapié, Región chilena del Biobío. Copyright Natalia Messer

En un viaje, que me dejó las zapatillas embarradas, me encontré con personas, lugares y animales. Todos ellos dejaron en mí una valiosa enseñanza: atesorar lo que te identifica.

Estoy segura de que en Chile responder a la pregunta ¿qué es ser chileno? generaría cierta confusión. Entonces, me quedo con la respuesta más fácil «somos gente latina con tradiciones mezcladas». La mezcla es parte de Latinoamérica y ahí está la riqueza.

Caleta Tumbes Copyright Natalia Messer
Pescadores artesanales en Tumbes (Biobío, Chile). Copyright Natalia Messer

Los cementerios simbólicos son ejemplos de tradiciones únicas y propias de un Chile mitad indígena y mitad español. Esta tradición proviene de los mapuche que habitaban en las costas (lafkenches), especialmente los que estaban cercanos a una isla llamada Mocha. Estas creencias con el tiempo se mezclaron con las tradiciones cristianas que trajeron los españoles. Así nacieron, entonces, estos espacios, que buscan mitigar el dolor de no tener un cuerpo, pues se trata de camposantos para aquellos pescadores que salieron al mar y nunca más retornaron.

Cementerio Simbólico Tumbes 2 Copyright Natalia Messer.JPG
Cementerio simbólico de Tumbes. Copyright Natalia Messer

No son cenotafios porque no se trata de una sola tumba vacía o un monumento, si no de cementerios, tal como esos que visitamos y donde están algunos de nuestros seres queridos. La diferencia es que aquí no hay cuerpos. Eso los hace únicos en el mundo y debemos valorarlos también por aquello. Probablemente en Chile hay muchas más cosas únicas y que tienen que ver con tradiciones mezcladas, pero no las sabemos, porque pocos se preocupan de ello.

La gente de mar en Chile se parece mucho a los mapuche en cuanto a su cultura (guardando las proporciones), pero las tradiciones costeras también se dan en la oralidad, al igual como sucede con los mapuche.

El resultado de mi trabajo lo pueden leer en BBC Mundo.

bbclogo

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-36482154?ocid=socialflow_twitter

Under the same sun

1367561436_gunew-gunu

It is a fact that the sun rises in the east and it sets on the west, but it is not a fact that both extremes are like different planets with opposite realities, as some people like to try to see it.

Africa, Latin America, Europe and the Middle East are under the same sun. Distinctly, these continents have different cultures, religions, and in simple words, ways of life, but it is important to point out that there are a lot of connections between them and there are even historical links that a large majority of people do not know of.

This is a new era where the differences take an important place, where the contrasts have more relevance. In Latin America, for example, the view on the Middle East sometimes seems to be excessively polarized, and these kinds of opinions are not good for a rich exchange of ideas.

Latin America is a multicultural continent with a lot of foreign influence, a mix of races. Chile, for example, has a great immigrant population from Europe and also an Arabic community that has left a lasting imprint on the country. This community came to Chile at the end of the XIX Century and some numerical estimations show that there are approximately 60.000-75.000 persons with Arabic roots.  However, Chile is not an exception in the entire continent and other countries such as Argentina, Brazil and Colombia have their own Arabic population.

The link between the Middle East and Latin America has continued until today because this connection is not only about economic exchange, or the resources that both continents can sell or buy. There is a cultural component between Latin America and the Middle East and this creates a need to understand each society better.

In Latin America the immigration footprint has a history spanning more than one century. This presence is still alive and continues with generations of Syrians, Lebanese and Palestinians (the biggest Arabic communities in the continent).

Like other immigrant groups, the Arabs have also contributed to the development of the Latin American society. This contribution, to the construction of a new society and identity in the continent, reaches the most diverse areas, such as the arts, science, economics, culture and politics.

The Arab communities are not perceived to be a close group. In contrast, they mixed with the Latin population, which led to people belonging to more than one ethnic group.

As a final point, these are historical facts that not everyone seems to know of, but with more information there would most likely be a better and more highly-developed discussion. This view that these two sides are polar opposites, for example about the crisis in Middle East or the repercussions on the West, always appears as a «paradigm of difference» with the typical extreme positions, especially when it is about religion. In conclusion, the status quo does not want to change, instead it prefers to separate continents, countries and cultures, as if the sun in Middle East is not the same as it is here.

Independencia en nuevos tiempos

tintin

Hoy creo que no está muy claro el periodismo independiente en Chile. Sí, porque aquí es muy difícil ser reportero libre. Es complicado nadar frente a una corriente que va en una dirección contraria y a otro ritmo. Entonces, ¿qué pasa cuando tu sintonía es otra y te sales del molde? Primero, eres cuestionado y muchos piensan que esta no es una opción, sino una mala racha o una situación inestable por la que atraviesas. Segundo, y quizá más lamentable, eres una especie de “cesante no asumido”, porque vendes algunas historias, pero no tienes contrato y quizá no ganas lo mismo que un periodista que trabaja para el gobierno o en una empresa multinacional.

¿Por qué sucede aquello? Porque la figura del reportero independiente que investiga, que busca historias y luego las cuenta, es un “muerto” para muchas escuelas de periodismo y también para algunos periodistas en Chile.

Tristeza es lo que siento al ver este panorama, porque solo veo manifiesto interés por lo material y la vocación periodística prácticamente extinta. ¡Y no está tan mal lo material! Reconozco que el dinero sirve para mucho, ¡pero no para lo imposible!

¿Pero dónde se fue la pasión?, ¿se esfumó, acaso, se escondió, para no estar presente en las nuevas generaciones? El panorama es triste, pero no por eso lo siento obligatorio. Estoy en la vía contraria, luchando también contra la ignorancia y manteniendo firme los principios de la libertad e independencia. Me digo estos principios a diario y pese a las tentaciones no he soltado los equipos y la pluma (mi pequeña lucha).

También admito que soy dichosa, porque encontré una profesión, un estilo de vida, que calza a la perfección conmigo. Esto es algo que debo aprovechar y por eso, además, me permito ser idealista, porque la emoción que siento al poder “contar” es más grande, a veces, que la misma señora felicidad.

Eins, zwei, drei…periodistas, ¡a contar!

Navegando con San Pedro

DSCF1022
La embarcación que lleva a San Pedro (estatua de yeso).
DSCF1014
El color siempre presente en el mundo de mar

Cuando me invitaron a ser parte de la Fiesta de los Pescadores, el 29 de junio, no lo dudé y me uní a ser parte de ellos. Quería estar en una embarcación, navegar, aunque fuera un poco, y sentir la brisa marina en mi rostro, no importando si se me congelaba el cuerpo o si sentía mareos y angustia por no pisar tierra.

Yo no era el Santiago de Ernest,  y a quien se le describe con una piel salinizada, arrugada pero con mucha sabiduría marítima. Mi caso es diferente. Sólo soy una persona muy curiosa y comprometida con el periodismo tradicional y verdadero hasta la muerte.

La invitación a embarcarme ese 29 de junio nació de doña Rosa Labraña, una mujer a quien el mar le ha dado y quitado. No quiero hablar mucho de su historia, pero sólo decir que en el Cementerio Simbólico de la localidad de Tumbes, Región del Biobío, Chile, me la encontré orando por su hijo y sus dos hermanos desaparecidos, aún con la esperanza de que un día cualquiera retornen de las aguas revueltas.

Cuando estaba todo listo, me subí a una panga (es como un pequeño bote con motor). Me fui de pie con un equilibrio circense que me sigue impresionando hasta hoy. No me caí, aunque tuve el temor de que sucedería en algún momento, sobre todo cuando el pequeño bote, llamado “Centurión”, comenzó su partida. Después de unos minutos estábamos en la embarcación más grande.

La idea de esta festividad es salir con las embarcaciones pesqueras en un recorrido que pasa por el Cementerio Simbólico de Tumbes, donde están los descansos de los pescadores desaparecidos. Allí, las embarcaciones de frente al Cementerio Simbólico lanzan coronas fúnebres al mar y también bengalas en su recuerdo. Además, hacen sonar unas bocinas que a ratos te dejan sordo, pero como guarda un sentido, entonces el oído lo soporta.

Estuve navegando por cerca de 3 horas. La embarcación en la que yo iba llevaba muchas banderas coloridas, al igual que todas las otras. La embarcación “Don Juan” llevaba una figura de San Pedro. A lo lejos lo pude ver. Iba sereno, rígido, como objeto inanimado que es.

El frío siempre presente. El hambre controlable con carne de cerdo y pan de marraqueta. La gente de mar es muy cariñosa y de una humildad única. Alguien me dijo por ahí que son humildes porque hay dos fuerzas inmensas que siempre están presentes en sus vidas: el cielo y el mar. Como conocen esa inmensidad y se enfrentan a ella, a diario, se saben frágiles y de ahí su humildad.

Luego del recorrido, y cuando todas las embarcaciones siguieron al patrono de los pescadores, San Pedro, nos alistamos a dejar la embarcación. La fiesta continuaría, pero ya en tierra. La experiencia, repleta de frío y mucha sacralidad, sirve para conocer más de cerca el mundo de los pescadores. Se trata de un mundo, y espero mantener esta opinión, de mucho sacrificio, y que pese a que el mar puede dar vastas riquezas, también quita, desgasta e incluso mata. Es ese frío que congela, el despertar de noche para trabajar, el sacrificio eterno y la humildad lo que presente está en todas las travesías marítimas de estos fieles de San Pedro.

El Conflicto Estado Chileno y Pueblo Mapuche

foto2mapuche

La batalla por la tierra: el conflicto Estado Chileno y Pueblo Mapuche

Colaboración periodística para la cadena alemana Deutsche Welle (DW). Trabajé junto a la periodista y antropóloga alemana Anna Marie Goretzki.

El reportaje tiene una duración de 12 minutos y muestra, mayoritariamente, voces del Pueblo Mapuche. Sabíamos desde un principio que no sería un tema fácil. La investigación previa tomó cerca de dos meses, conociendo comunidades Mapuche y entrevistándonos con conocedores del denominado conflicto.

El reportaje está en alemán, inglés y español. Dejo las versiones en los tres idiomas:

https://www.dw.com/de/die-mapuche-in-chile-kampf-um-land-und-rechte/a-18331680

http://www.dw.de/the-mapuche-of-chile-struggle-for-territorial-rights-and-justice/a-18331699

http://www.dw.de/los-mapuches-de-chile-su-lucha-por-la-tierra-y-sus-derechos/av-18331705

Los falsos doctos

Algunos/as van por el mundo como grandes sabios, poseedores de la verdad, incuestionables. Manga de inútiles ignorantes, se aprovechan de los cándidos. Emiten juicios como expertos, pero en el fondo son neófitos. Me he encontrado con los de esta clase y debo decir que me dan espasmos.

Moliére decía: «Así va el mundo. Muchos adquieren opinión de doctos, no por lo que efectivamente saben, si no por el concepto que forma de ellos la ignorancia de los demás». Detrás de la comedia, claro está, siempre se esconde una crítica cierta. Así iba el mundo en el Siglo XVI y así también va el de hoy.

Despellejan con autoridad. Se creen con la facultad, porque apelan a los infinitivos «saber-conocer». Su humildad pierde horizonte, porque la señora egolatría es la que va al mando; dirige todo con resguardo. Y no se podrá cambiar esto, pese a la carga pesimista -quizá- de este escrito.

Si el mundo acaso estuviese alerta de ustedes, manga de inútiles, no duden que en un segundo serían exiliados, fuera de órbita, probablemente en un lugar donde las apariencias y el ser fantoche no tenga importancia. Manga de cuasi-doctos, de canallas que simulan ser, en un espacio hipersimulado, todo lo que NO pueden ser.